Tratamiento bacteriológico en Ciudad de Buenos Aires


Tratamiento y elaboración


Agua tratada
En La Estradense S.R.L. seguimos unos rigurosos procesos para garantizar los mejores productos, debidamente tratados según las normas vigentes.

Nuestras normas de elaboración aseguran la calidad y confiabilidad de todos los productos que se comercializan bajo este sello. Para ello se establece un riguroso control en todas las etapas del proceso productivo, desde la captación de la materia prima (fuente de agua) hasta la distribución del producto al cliente final.

Los estándares Cimes exigen la elaboración mediante procesos automatizados, bajo estrictas condiciones de higiene, y supervisados por personal calificado, dando como resultado productos totalmente seguros que superan las exigencias de la regulación vigente.

El sistema de aseguramiento de la excelencia de los productos Cimes se centra en el adecuado control de los sistemas de tratamiento de agua, mediante el cual se unifican los parámetros que deben cumplir de los productos.

Como las plantas de elaboración de Cimes están distribuidas en todo el país, esto hace que las características de las fuentes de agua no sean uniformes y se adapten a las condiciones particulares disponibles en cada una de las zonas (por ejemplo agua corriente, aguas subterráneas, vertientes naturales, etc.). Por este motivo la materia prima varía en su composición tanto física como química y, para lograr la unificación de dichos parámetros, Cimes exige que la totalidad de las plantas realicen un tratamiento de purificación que como mínimo debe constar de las siguientes etapas:
Tratamiento físico: mediante diferentes técnicas de filtración estándares (filtros de arena, grava y carbón activado) se logra eliminar las partículas en suspensión del agua, reduciendo la turbiedad y eliminando olores y sabores desagradables y otros sólidos disueltos. La aplicación de técnicas más modernas (por ejemplo microfiltración y ultrafiltración) permite además eliminar contaminantes químicos y biológicos (pesticidas, hidrocarburos, bacterias, algas, etc.).

Tratamiento químico: mediante la aplicación de diversas técnicas, se ajusta a través de estos tratamientos el contenido de sales minerales disueltas en el agua con el fin de adaptarlos a los estándares fijados por el Código Alimentario Nacional (contenido de arsénico, nitratos, hierro, flúor, magnesio, sodio, etc.).

Tratamiento bacteriológico: es la etapa final del tratamiento y está destinada a eliminar los contaminantes microbiológicos del agua que son responsables de una gran cantidad de patologías. Cimes ha establecido a la ozonificación (tratamiento con ozono) como método primario de tratamiento bacteriológico, debido al gran poder desinfectante que tiene el ozono y el bajo efecto residual sobre el agua tratada. Este método puede ser complementado con otros métodos tradicionales de acuerdo con las necesidades particulares de cada establecimiento.

Finalmente, Cimes a través de su riguroso programa de muestreo y análisis llevado a cabo por el Departamento de Laboratorio, verifica el adecuado funcionamiento de los tratamientos descritos, la calidad y excelencia de los productos elaborados. 

Prefiéranos para la adquisición de soda y agua en bidones.

Visítenos.